• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

Tiendas de Museo: Gran negocio

Ayer se celebró el Día Internacional de los Museos y queremos destacar el interesante negocio creado por las Tiendas que se encuentran al interior de estos colosos dedicados a la cultura.

19  de mayo 2020

Es muy probable que después de visitar alguno de los grandes Museos del Mundo y sumergirse en un mundo de cultura fascinante, haya terminado la visita entrando a la tienda que el Museo tiene dispuesta "curiosamente" muy cerca de la salida y probablemente no se haya resistido a comprar alguno de los objetos que ahí se venden. Y es que las tiendas de los museo constituyen un formato de retail muy interesante: te venden cosas que no necesitas apelando a la emoción y así logran generar millones de dólares en ventas. 

 

Para que tengan una idea; el año pasado la tienda del Museo Thyssen-Bornemisza en la ciudad de Madrid, facturó casi $4mm de dólares en ventas. Estamos hablando de una cantidad nada despreciable que se logra a partir de la venta de tarjetas, posters, imanes, lapiceros, pañoletas etc; y $4mm son muchos productos de ese tipo. Ana Cela, Gerente de la Tienda, comentó en una entrevista hace unos meses que la tienda del museo se ha convertido en un lugar de compra de regalos y que contrariamente a lo que que se pudiera pensar, Navidad es una época espectacular de ventas para la cual la tienda se prepara con una selección especial de objetos, como medias con la bailarina de Degas, relojes de pared con diseños de Mondrian, o una selección de productos gastronómicos que incluyen chocolates, miel, vinos y mermeladas; ya que la idea es una: vender.

El Museo Metropolitano de Nueva York, uno de los más impresionantes del mundo genera con las ventas en sus tres tiendas el 30% de todos sus ingresos y la verdad es que han sido diseñadas para seducir a los clientes y literalmente obligarlos a comprar algo. Cada una de sus exhibiciones es respaldada por todo un paquete de "merchandising" que se pone a disposición en la tienda; desde sencillos lápices hasta muy elaborados "Coffee table books". La idea es que después de visitar una exposición las personas se lleven a casa alguno de los productos. La emoción es el factor detonador de la compra y el Museo Metropolitano sabe perfectamente cómo generarla. 

Hoy la tienda ofrece una muy extensa selección de productos que son escogidos con mucho cuidado por los historiadores y diseñadores que trabajan en el museo. Es necesario que cada objeto sin importar su sencillez guarde relación directa con alguna de las exhibiciones y que sean el punto final que complementa una fantástica visita a cualquiera de las 17 inmensas zonas que el museo tiene.

El MOMA, Museo de Arte Moderno de Nueva York, es quizás el que ha llevado la tienda a otro nivel; porque además de vender los tradicionales imanes, lápices y tarjetas tiene toda una selección de increíbles objetos de decoración y accesorios de cocina que rivalizan con cualquier tienda de diseño. 

 

En octubre del año pasado el MOMA inauguró su nueva tienda en el sótano del Museo en la calle 53; un espacio espectacular donde se combinan libros, accesorios y objetos de diseño y es que el MOMA entendió el potencial del negocio y lo ha convertido en una fuente de ingresos importante.

Los museos independientemente de su tamaño o el tipo de exhibición tienen en las tiendas una oportunidad gigantesca de generar ingresos complementarios a las tarifas que se cobran por las entradas, ya que tienen la gran ventaja de tener a los clientes "capturados" por un par de horas y si la visita al museo fue agradable es muy probable que producto de la emoción del momento quieran eternizar la experiencia para siempre comprando algo; pero esto sólo sucederá si la tienda y los objetos valen la pena; de lo contrario lo que pudo ser una experiencia espectacular de principio a fin se ve ensombrecida por una tienda con una selección deprimente de objetos que en realidad de atraer, espantan.