5.jpg

Avenida Retail

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco

Cuando Lima tenía el Palais Concert

5 de abril 2021
Basta recorrer las calles de Lima para darnos cuenta que el símbolo de Starbucks está en todas partes; pero muchos años antes de la llegada del gigante del café, existió un café tan o más popular, que se convirtió en el pulmón cultural de la ciudad; se llamaba "Palais Concert" y su historia merece ser contada: 

HISTORIAS RELACIONADAS:

PC98.jpg

Los cafés han sido desde siempre lugares de reunión y en épocas anteriores a Starbucks o Juan Valdez, existían en Lima lugares donde se vendía café, definitivamente no con nombres tan sugerentes como "moca blanco", pero sí con el sabor y la fuerza suficiente para sentarse en una mesa y conversar.

 

El “Palais Concert” fue uno de esos lugares de reunión y quizás el café más emblemático de la ciudad de Lima durante mucho años; ubicado en la esquina de las calles Baquíjano y Minería, hoy Jirón de La Unión y Emancipación, el café abrió sus puertas en 1913.

 

Probablemente su inauguración en otras ciudades más modernas no hubiera causado mayor revuelo, pero en Lima de principios del Siglo XX fue todo un acontecimiento, primero por el tipo de edificio y segundo por la propuesta comercial. Empezaremos contándoles que antes de ser el “Palais Concert”,  al edificio se le denominaba la Casa Barragán y es que Genaro Barragán Urrutia (1847-1916) adquirió la propiedad en 1908 para construir uno de los edificios más modernos de la ciudad de Lima.

PC99.jpg

Barragán había comprado la propiedad con ánimo de remodelarla, pero en 1910 la casa sufrió un incendió que la dejó en escombros, no sabemos si Barragán tenía seguro y estaba cubierto contra daños, pero lo que sí sabemos es que Barragán vio en el desastre una oportunidad; contrató a los hermanos Guido y Raymundo Masperi, arquitecto y escultor respectivamente, para que realizarán el diseño y la construcción de un edificio que en esa época que pretendía ser un ícono en lo que a arquitectura se refiere.

 

Los hermanos Masperi llegaron al Perú en 1894 y rápidamente se lograron ubicar en el mercado siendo contratados por su estilo arquitectónico diferente e innovador denominado “Art Nouveau” o “Arte Nuevo”. Los hermanos Masperi antes de trabajar para Genaro Barragán habían diseñado y construido la Casa Welsch y el Estudio Courret, ambos ubicados en el Jirón de la Unión. Los hermanos Masperi estaban en la cresta de la ola cuando Barragán los contrató y se tomaron muy en serio el desarrollo de este moderno edificio.

 

Los Masperi construían utilizando nuevos materiales que para la época en Lima se consideraban innovadores; concreto y fierro. Estos materiales permitieron diseñar un edificio de 3 pisos, con azotea, mirador y un sótano, adicionalmente el edificio tenía un tanque de reserva de agua.  Barragán había construido el edificio más moderno de Lima. El sótano y el primer piso se reservaron para propósitos comerciales y los dos pisos superiores para vivienda y de paso y sin  saberlo un proyecto de uso mixto.

PC91.jpg

El “Palais Concert” abrió sus puertas la noche del 31 de diciembre del 2012, las colas de personas pugnando por una mesa a la víspera de 1913 fueron memorables. Todos querían estar en este exclusivo café inspirado en el “Café de la Paix” de París. El Café fue inaugurado por el Alcalde de Lima, Nicanor Carmona Vílchez (1842-1940). El concepto del “Palais Concert” era sumamente novedoso; en el primer piso se ofrecía café, té, helados y confitería; y en el sótano se dispuso una sala de cine y un teatro variedades. ¿Qué más se podía pedir?, los limeños de inicios del Siglo XX por fin sintieron que la modernidad había llegado a la capital.

 

Rápidamente el “Palais Concert” se convirtió en el lugar de reunión más importante de la ciudad. Desde la mañana la gente acudía a tomar café y conversar y en las noches era un agitado lugar de entretenimiento. Las damas limeñas decidieron que este lugar era perfecto para las reuniones de la tarde y los jóvenes intelectuales de la época lo convirtieron en “el lugar”, para debatir, conversar.

PC92.jpg

Entre los visitantes frecuentes destacaron, José Carlos Mariátegui, César Vallejo, y principalmente Abraham Valdelomar, líder del movimiento cultural "Colónida", quien acuño la famosa frase: “El Perú es Lima, Lima es el Jirón de la Unión, el Jirón de la Unión es el Palais Concert y el Palais Concert soy yo”. Más allá del egocentrismo natural de Valdelomar, la frase le daba al “Palais Concert” una posición emblemática en el desarrollo de los movimientos culturales de nuestro país.

 

Durante años el “Palais Concert” siguió operando con éxito, hasta que a inicios de los cincuenta cerró sus puertas para siempre; la familia Barragán fue propietaria del edificio hasta 1951 cuando decidió venderlo. Desde esa época a la fecha en el famoso local del “Palais Concert” pasó de todo tipo de inquilinos; el gran café  fue dividido en varios locales más pequeños, funcionaron los más diversos negocios; restaurantes variados, tiendas de ropa barata, venta de pollo a la brasa, pero nada que le devolviera su anterior prestigio.

PC93-2.jpg

El climax del deterioro de esta icónica esquina sucedió a finales de los años noventa, cuando el sótano fue ocupado por la discoteca “Cerebro”. En el mismo ambiente donde Valdelomar y Vallejo habían debatido, años después cientos de jóvenes bailarían a ritmo de la música metalera.

Afortunadamente esto no duró mucho, la discoteca fue cerrada pero los locales del primer piso continuaron abiertos para ser ocupados por tiendas de ropa de marcas desconocidas; "El otrora templo de la cultura se había convertido en un mercadillo".

 

A inicios de la segunda década del nuevo milenio, Ripley vio en esta esquina un potencial comercial interesante y se dio en la tarea de remodelar el antiguo “Palais Concert” y convertirlo en una moderna tienda departamental. La idea fue aceptada por muchos con agrado, porque un monumento arquitectónico de nuestra ciudad sería tomado por una marca de prestigio. Otros no pensaron lo mismo y rechazaron radicalmente los planes de la multinacional chilena; entre ellos la “Red de Patrimonio Cultural”  quien se opuso con frenesí a la obra, al punto de organizar una marcha en diciembre del 2011, intentando convencer a la Municipalidad de Lima de no aprobar el proyecto; pero hoy la tienda departamental funciona en el local, dándole cierta dignidad a una esquina que en algún momento de la historia fue "la esquina".

ClaridgeCircle.png
El Rey de los Huevos de Pascua
LCDFCircle.png
Publicidad negativa que vende
LindtCircle.png
El conejo dorado de Lindt
GettyCircle.png
La historia siempre se repite
PascuaCircle.png
Los mejores huevos de chocolate
TargetCircle.png
Antojos se convierten en marca propia
PopeyeCircle.png
Popeyes ingresará al Reino Unido
BarbieCircle.png
Balmain viste a Barbie por una buena causa
LVCircle.png
Louis Vuitton y la Roma antigua
NakedBitsCircle.png
El destape de los rompecabezas