PINKADELLAWEB1.png

Avenida Retail

Para emprender basta una cabina telefónica

25 de febrero 2022

Tiempo de lectura: 2 minutos

Dicen que para emprender solo se necesita una idea y mucha pasión; y para comprobarlo basta darse una vuelta por Pinkadella, un restaurante que tiene como local una cabina de teléfonos -de esas rojas antiguas- ubicada en el distrito de Hampstead Village en Londres. Vale la pena conocer esta increíble historia de emprendimiento, imaginación y principalmente pasión.

 

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Pinterest
PINKADELLAWEB2.png

Emprender en Londres no es cosa sencilla, más aún si lo que se pretende es abrir un restaurante,   las rentas son elevadas y ni hablar de lo que significa los costos de acondicionamiento. Estamos hablando de presupuestos que pueden llegar al cielo y a los que no todos pueden acceder.

 

Pero la pasión y el deseo de hacer realidad los sueños siempre logran encontrar un camino y de las formas mas inusitadas. De esto puede dar testimonio Gabriele Contenta-1992, un italiano profesión músico de profesión, que desde hace tres años vive en Londres y que logró poner en marcha su emprendimiento de una manera inimaginable.

La creatividad e iniciativa de muchos emprendedores alrededor del mundo han convertido viejos ómnibus, vagones de tren o camiones en exitosos restaurantes, pero lo que Gabriele ha creado no tiene precedentes y es que ha convertido una caseta o cabina telefónica -de las clásicas rojas londinenses- en un muy pequeño pero exitoso restaurante, ubicado en el #40 de la calle Rosslyn Hill en la zona de Hampstead Village.

 

El restaurante opera en un espacio de 2 metros y 51 centímetros de alto por 80 centímetros de ancho, pero ha logrado acomodarse muy bien convirtiéndose en el favorito de los cientos de escolares que transitan por la calle, trabajadores de la zona, o simplemente personas que esperan el bus, o  están en camino del metro que está a muy pocas cuadras.

PINKADELLAWEB3.png

Fue en enero de este año que Gabriele abrió Pinkadella, un lugar especializado en sándwiches gourmet, donde la cocina está ubicada de manera perfecta al interior de la caseta, con todos los utensilios que se requieren para ofrecer comida deliciosa a muy buenos precios.

Desde lejos la cabina telefónica pareciera una cabina común y corriente de las muchas que hay por Londres, pero a medida que te vas acercando el olor inconfundible a focaccia caliente, te hace caer en cuenta que de cabina telefónica nada, sino que estamos frente a un muy curioso y original restaurante. 

Dentro de la cabina encontramos a Gabriele -siempre vestido con sombrero y corbata- que saluda amablemente a su hoy nutrida clientela -él es el único empleado-  y mientras prepara los sándwiches en una rutina muy estudiada, confiesa que le encantaría tener más espacio, pero que ya se ajustó al que tiene, salvo los días que llueve en los que para seguir operando debe instalar a lo alto de la cabina una sombrilla. 

PINKADELLAWEB4.png

Comentábamos que la especialidad de Pinkadella es la focaccia, pero no se trata de una cualquiera, sino de la tradicional focaccia blanca italiana con mortadela, que puede servirse con queso crema, tomates deshidratados, salsa de pimiento, pesto y mozzarella. Los precios en promedio rodean los 8 euros, que para Londres son bastantes razonables. ¿Y para beber? pues refrescos, chocolate caliente y café espresso, pero también si el cliente lo desea existe la posibilidad de llenar la taza térmica personal con café, y así de paso  darle una mano al medio ambiente. 

Sin lugar a dudas el éxito de cualquier restaurante dedicado a la venta de sándwiches radica en el pan, es por eso que en Pinkadella se ofrece una focaccia espectacular elaborada en una panadería de la zona, crocante por fuera y un interior chicloso, propiedad de unos italianos radicados en Londres hace años... ¿podría ser de otra manera?

 

Otro de los ingredientes clave en Pinkadella es la mortadela, la cual se trae desde Italia para asegurar un producto óptimo y llevar a los clientes a un viaje gastronómico hasta la ciudad de Bolonia -de donde es originaria- , a través de un delicioso sándwich, bueno, bonito y barato.

PINKADELLAWEB5.png

Gabriele ha luchado mucho para poner en marcha su pequeño restaurante. Conseguir la cabina telefónica no fue fácil, ya que muchas de ellas ya están a la renta para instalar pequeñas tiendas, como librerías o venta de accesorios y son muy disputadas. Le costó muchísimo lograr que se la arrendaran -la renta mensual ronda los 300 euros, más la electricidad-, pero su proyecto estuvo tan bien sustentado que el municipio le dio luz verde. Para sacar adelante el proyecto también recibió la ayuda de su hermano, que al ser chef supervisó con detalle la carta, y es que en un espacio tan reducido no se puede tener una selección muy amplia, hay que ofrecer lo justo y preciso; además una amiga le diseñó el logo y su novia maneja las redes sociales, y es que cuando se está empezando cualquier ahorro cuenta.

PINKADELLAWEB6.png

Resulta fascinante ver como con creatividad y mucha imaginación se crean maravillosos y nuevos conceptos, esta vez utilizando como local una caseta telefónica, pero lo que rescatamos principalmente es la fuerza de sacar adelante un sueño y buscar la manera de hacerlo realidad.

 

El propietario señala que posee el restaurante más pequeño del mundo, pero este es un título que Guiness aún no ha reconocido, pero con la tenacidad que Gabriele Contenta tiene estamos seguros que pronto lo conseguirá, y tiene como plan inmediato llevar Pinkadella a Roma, y es que al final la tierra siempre llama.

PARA LEER

NEWSLETTERWEB1.png

Suscríbete a nuestro News Letter

 25  de febrero 2022

LEDGWEB1.png

​Éclair: una muy dulce revolución

24 de febrero 2022

VWWEB1.png

Lo que no sabes del clásico "Escarabajo"

23 de febrero 2022

CHOCOLATESWEB1.png

Las diez cajas más exclusivas de chocolate

14 de febrero 2022

SANVALENTINWEB1.png

San Valentín: ¿invento para vender más?

10 de febrero 2022

MBWEB1.png

Manolo Blahnik; culto por los zapatos

10 de febrero 2022

AJLTWEB1.png

Carrie Bradshaw cerró temporada en Valentino

9 de febrero 2022