• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

Philippe Starck; pasión por el diseño

PERSONAS

Philippe Starck ha logrado lo que pocos diseñadores consiguen; introducir el arte a nuestra vida diaria y es que cada uno de sus emblemáticos objetos se convierte en toda una tendencia y motivo de inspiración.

21 de abril 2020

Él dice que es un artista para las masas, pero sus objetos no son fáciles de entender. Philippe Starck (1949) ha diseñado en todos estos años prácticamente de todo; desde relojes, ceniceros, lámparas, sillas pasando por  hervidores, ralladores de queso y hasta cepillos de dientes. ​ Su nombre está ligado a objetos de uso diario que para el fin con el que fueron creados se podrían encontrar en un supermercado, pero el diseño tan particular, diferente y único, los convierten en auténticas obras de arte.

¿Qué puede tener de artístico un rallador de queso, o un hervidor de agua? pues en las manos de Philippe Starcklo lo cotidiano se convierte en sorprendente. Sus objetos causan admiración y también polémica;  como el revuelo en medios  y la opinión pública de su emblemático exprimidor de naranjas en colaboración con la marca Alessi

Philippe Starck ha logrado lo que pocos diseñadores consiguen; introducir el arte a nuestra vida diaria y es que cada vez que lanza al mercado uno de sus emblemáticos objetos se convierten en toda una tendencia y motivo de inspiración.

En estos años Starck ha concebido más de 10.000 objetos en un sinnúmero de categorías, pero todos y sin excepción se confrontan con la siguiente pregunta:  ¿por qué debería existir este nuevo objeto?. Para este diseñador industrial, el objeto debe ser justo, prestar servicio, ser útil  y funcional sin importar de si se trata de  un simple cepillo de dientes o un yate de lujo.

Desde los años ochenta, Starck ha creado numerosas obras icónicas, tanto en el diseño como en la arquitectura de interiores, algunos ejemplos son las sillas Richard III (1982) o las Costes (1983), el taburete Mister Bliss (1980) o la lámpara Ara (1986). 

 

Starck no sólo es diseñador y en la arquitectura ha dado muestra de su genialidad principalmente por utilizar formas monolíticas primitivas o formas zoomórfica como fuente de inspiración; así por ejemplo  la Ópera de Tokio (1986) que nunca llegó a ver la luz y cuyo diseño se realizó de manera conjunta con el arquitecto francés  Jean Nouvel o el edificio Nani Nani (1989) de Tokio, realizado en cobre oxidado; o el Baron Vert (1992) en Osaka, con una fachada hermética e incisiones orgánicas, o el Asahi Beer Hall (1990) y su llama dorada que surca el cielo nipón. Después llegarían la Alhóndiga (2010) en Bilbao, el Port Adriano (2012) en Mallorca o el complejo deportivo Le Nuage (2014) en Montpellier, ejemplos todos ellos de una arquitectura orgánica y demostrativa, concebidos como ágoras, al estilo de las “plazas de pueblo” accesibles para todos.

Los diseños de Starck llegan a todo tipo de público. "Es un diseñador que levanta pasiones u odios", pero sin importar lo que el público opine. Cada una de sus creaciones es admirada como una auténtica obra de arte. 

Adicionalmente a su genio creador, Philippe Starck ha sido uno de los primeros en reivindicar una conciencia ecológica de la creación, a través del desarrollo de objetos fabricados con materiales reciclados. En la década de los noventa, inicia una colaboración con la empresa 3 Suisses, diseñando casas en formato kit. En 1996 y 1997, desarrolla junto con La Redoute la colección Good-Goods, un catálogo de “no productos, para no consumidores” con la perspectiva de crear un futuro mercado ético. En 2012 desarrolla el proyecto P.A.T.H. Prefabricated Accessible Technological Homes, casas prefabricadas en madera que combinan ingeniería y ecología.

 

Starck, que se define como un “utopista naïf”, reinventa constantemente productos, para poder usarlos en movimiento, como es el caso de los audífonos Zik Parrot (2010), o dotar de innovación a los productos más comunes, como el termostato Netatmo (2011) o a tecnológicos como el smartphone cerámico Samsung Mi Mix o el Mi Mix 2 (2014).

Son muchas las marcas que hoy buscan asociarse con Starck para la realización de sus productos; entre ellas destacan la empresa italiana AlessiHavaianas, que lanzó hace unos año una colección de sandalias con el sello del diseñador francés. 

SI DESEA LEER MÁS HISTORIAS COMO ÉSTA, SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWS LETTER:

LEA HISTORIAS  ANTERIORES;

AVENIDA RETAIL; DERECHOS REGISTRADOS 2020