Angel Caido.jpg

Avenida Retail

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco

El ángel caído de Victoria´s Secret

23 de agosto 2021

Para la gran mayoría de personas Victoria´s Secret evoca belleza y sensualidad: mujeres hermosas desfilando en sugerente ropa interior con enormes alas y cientos de tiendas alrededor del mundo; pero lo que con seguridad muchos ignoran es que el real fundador de la marca la vendió mucho antes de los ángeles y del “wonder bra” y al no poder soportar el éxito en manos del nuevo comprador tomó la decisión de arrojarse del Golden Gate y acabar con su vida. Conozca la historia del ángel caído de Victoria´s Secret.

TAMBIÉN PARA LEER:

GOLDENGATEWEB44.png

Se levantó nervioso, pero muy decidido, lo había estado pensando hacía semanas, incluso meses, y por alguna razón ese era el día, no desayunó, no era necesario, salió de su casa sin dar explicaciones y condujo hasta el Golden Gate, era una mañana de agosto de 1993, hacia mucho calor, estacionó su vehículo en un parking muy cercano al inicio de la vía peatonal que el puente tiene, empezó a caminar, y mientras lo hacía miles de imágenes venían a su mente, imágenes que lo atormentaban y lo venían atormentando desde hacía años, llegó hasta la mitad del puente, se acercó a contemplar la vista y no pudo evitar mirar hacia abajo, 70 metros aproximadamente lo separaban del mar y de todos sus problema, no había tiempo para pensar, saltó, todo terminó. Roy Raymond (1947-1993) el hombre que había creado a Victoria´s Secret y cambiado para siempre la forma de comprar lencería, decidió con solo 46 años acabar con su vida.  

SEARSWEB44.png

Para entender que fue lo que sucedió, necesitamos viajar mentalmente al pasado, incluso antes de 1993, ya que para entender a Roy Raymond debemos ir hasta 1977, donde lo encontramos muy joven, viviendo en San Francisco con solo 30 años, pero ya casado con Gaye -una joven que conoció en sus épocas universitarias-, hacía ya algunos años Roy había terminado su MBA en la Universidad de Standford y  tenía un prometedor trabajo en el área de marketing de la empresa Vicks, la del Vick Vapo Rub, todo parecía sonreírle...pero el quería más, siempre quería más. 

Una tarde en el trabajo, Roy recibió la llamada de su esposa recordándole que esa noche tendrían una cena especial, era el aniversario de su matrimonio, por lo que al salir de la oficina compró un par de botellas de vino, y luego caminó a la tienda departamental Emporium, un clásico de la ciudad que estaba muy cerca de su oficina, con la idea de comprarle a su esposa algo que la hiciera ver muy sexy; al preguntarle a una de las vendedoras de la sección de lenceria, por alguna prenda más sexy y no diseñada para abuelas, ella le dio una mirada estilo “fuera de aquí depravado…no tenemos nada de lo que buscas para tus cochinadas”; incómodo y en cierto modo sintiéndose maltratado Roy se fue a casa.

La compra inconclusa de lencería sexy quedó en la mente de Roy por varios días; visitó varias tiendas en San Francisco y se dio cuenta que en ninguna había lencería como la que el tenía en mente, lo cual sonará raro el día de hoy, pero durante los setenta en Estados Unidos la mayoría de las grandes tiendas departamentales carecían de ropa interior sugerente, solo vendían la típica ropa interior mata pasiones, el encaje y la seda tardarían años en llegar.

ROYWEB44.png

Roy se dio cuenta que había una oportunidad de mercado, una necesidad no cubierta y muchos hombres con el deseo de comprar prendas íntimas para sus novias, esposas o "amigas", una tienda atendida por hombres donde los hombres pudieran fantasear y comprar sin sentirse enfermos sexuales. 

Así en 1977 abrió la primera tienda de lencería sexy en Palo Alto California: una donde las prendas estaban exhibidas en sugerentes marcos dorados, como si de un museo se tratara y donde el cliente paseaba entre estos marcos para escoger el modelo  adecuado y el ticket directo a una fantasía sexual. La tienda también tenía una decoración distinta, muebles de madera con tapiz en terciopelo rojo, luces indirectas, molduras y papel tapiz en las paredes, alfombras de colores fuertes, la idea era que pareciera un muy sofisticada casa de citas del Londres victoriano de finales del Siglo XIX: así nació y con una inversión de 80,000 dólares Victoria´s Secret

Desde su apertura Victoria´s Secret fue un éxito. El concepto ideado en la mente de Roy tuvo acogida en la población masculina de la zona, que empezó a hablar de la existencia de una tienda de lencería sexy, la publicidad boca a boca empezó a funcionar y  pronto la tienda fue visitada no solo por clientes de Palo Alto, sino también de las cercanas San Francisco o San José. Las ventas se incrementaban, Roy había creado una idea ganadora.

ROYWEB45.png

Adicionalmente  -ya que en esa época  no existía el internet-, la oferta de la tienda física se complementó con un catálogo, pero Roy no quería cualquier catálogo aburrido, diseñó uno en donde espectaculares modelos aparecían luciendo lencería sexy en sugestivas poses, era definitivamente un catálogo para hombres, con fotos de alto contenido erótico sin llegar a ser vulgares; era una especie de revista “play boy” disfrazada de catálogo, y un vehículo de ventas muy poderoso.

En solo cinco años Raymond consiguió hacer de su pequeña tienda un muy buen negocio e incluso ampliarlo con tres nuevas tiendas. Todo parecía sonreirle a Roy y a su esposa; Victoria´s Secret les había dado la estabilidad que estaban buscando y solo quedaba seguir trabajando; pero las cosas cambiaron un buen día de manera radical cuando la tienda fue visitada de manera casual por Leslie Wexner-1937, propietario de The Limited una muy sólida marca de moda fundada en Ohio en 1963 y que por esa época con más de 100 tiendas.

ROYWEB46.png

Wexner andaba paseando por San Francisco y de casualidad entró a Victoria´s Secret, recorrió la tienda y vio una oportunidad, a los pocos días se reunía con Roy y llegaban a un acuerdo: "Wexner compró Victoria´s Secret en $1,000,000", Roy pensó que había sido la operación perfecta y que con ese capital haría otros negocios, pero la realidad era otra:  "sin saberlo había vendido una mina de oro".

Wexner vio en Victoria´s Secret lo que Roy Raymond nunca pudo ver, mientras  para Roy era un negocio exclusivamente dirigido al mercado masculino, Wexner lo visualizó como la tienda que las mujeres habían estado esperando por años, un lugar donde poder comprar ropa interior de una manera muy diferente, un lugar secreto y privado solo para mujeres, atendido por mujeres . 

Desde siempre la venta de prendas íntimas se había realizado en las tiendas departamentales donde los brasieres o calzones se colgaban en ganchos metálicos en exhibidores como si se tratara de una tienda de carnes frías; nadie había pensado que al ser ropa íntima debía tener un tratamiento diferente y eso fue exactamente lo que Wexner vio: para él Victoria´s Secret era la posibilidad de crear un concepto innovador para la compra de lencería, donde la decoración elegantemente sórdida diseñada por Raymond sería reemplazada por la fantasía del  "walking closet" soñado de cualquier mujer, un lugar donde ellas eran las protagonistas y donde las prendas íntimas se trataban como lo que realmente eran: “íntimas”, se guardaban de manera delicada en cajones de madera forrados de telas con diseños florales, como si se tratara de joyas, y donde a pesar de seguir predominando la seda y los encajes en los diseños, éstos dejaron de estar dirigidos al mercado masculino, para comunicarle a las mujeres que la seda, los encajes y el algodón estaban diseñados exclusivamente para ellas "como un homenaje a su femineidad". La tienda perdió ese aire promiscuo para convertirse en un espacio romántico y muy femenino, y a partir de ese momento Victoria´s Secret se convirtió en lo que hoy es, pero esa es otra historia, que en algún otro momento les contaremos.

ROYWEB47.png

Luego de la venta de Victoria´s Secret, Roy pensó que podría replicar fácilmente otro concepto ganador y así creó My Child’s Destiny, una empresa de ropa infantil muy exclusiva, pero no sucedió lo que él pensaba y desafortunadamente fue un fracaso, a los pocos años del lanzamiento Roy estaba quebrado, mientras observaba desde lejos que Victoria´s Secret, la marca que él había creado se convertía en una de las  más exitosas de Estados Unidos, liderando de lejos la categoría, con millones de dólares en ventas y tiendas en todos los centros comerciales del país.

La moral de Roy se fue hundiendo, entró en depresión severa, intentó otros negocios, pidió dinero prestado, pero ninguno prosperó, en este camino de autodestrucción se divorció de su esposa y tomó al poco tiempo la decisión de acabar con su vida. El cuerpo tardó una semana en ser encontrado.

El hombre que creó a Victoria´s Secret había acabado con su vida, mucho antes que los ángeles irrumpieran en las pasarelas, pero si en el momento exacto para darse cuenta que sin saberlo vendió un negocio millonario  y eso Roy Raymond no lo pudo soportar; pero lo cierto es que él creo un Victoria´s Secret muy distinto al que Wexner visualizó, y probablemente a cargo de Raymond, nunca hubiera llegado a ser lo que hoy es: "una marca que ha llegado a vender $7,000 billones al año, con la premisa que la estrella es la mujer y es para ella que la marca está dedicada".

EspacioCircle.png
El espacio listo para los emprendedores
ZapposCircle.png
Zappos; excelencia en el servicio
CarboneCircle-2.png
Una butifarra con historia
NiveaCircle.png
La lata azul más famosa del mundo
MWCircle.png
Marcelo Wong: arte convertido en marca
VVGCircle.png
Vincent van Gogh a la vena
TiffanyCircle.png
Tiffany & Co. apuesta por un segundo debut
VuidaNegraCircle.png
La Viuda Negra demanda a Disney
CruellaCircle.png
Liberty: la tienda de Cruella de Vil
RLCircle.png
Ralph Lauren no brilló en Tokyo