CSWEB1.png
Avenida Retail Logo.png
PORLASCALLESWEB.png

Los jardines colgantes de Singapur

FECHAWEB.png

19 de octubre 2022

RELOJWEB.png

2 minutos

Los Jardines Colgantes de Babilonia fueron una de las siete maravillas del mundo antiguo, y a pesar que hasta el día de hoy no se ha podido probar su real existencia, con solo mencionarlos nos imaginamos un idílico lugar en donde en perfecto balance convivían la naturaleza y la obra del hombre. Hace unos días se ha inaugurado algo muy parecido a la esencia de esta mítica construcción en el corazón de Singapur; nos estamos refiriendo al rascacielos Capita Spring, un edificio de 51 pisos que es a la vez un oasis verde, ya que tiene en el interior y en la fachada más de 80,000 plantas, convirtiéndolo en un jardín muy peculiar y un ejemplo de lo que la arquitectura moderna debería de ser. Aquí la historia:

 

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Pinterest
CSWEB2.png

Desarrollar nuevos espacios verdes en grandes ciudades resulta hoy todo un reto, y esto se vuelve aún más complicado en las más pobladas. Singapur es una de esas ciudades con poco espacio y mucha pobación -casi 6 millones de habitantes- y donde para desarrollar nuevas áreas verdes pues solo queda mirar al cielo y rezar. 

Lo que hoy parecía un sueño y solo era posible en el mundo idílico desarrollado por Nabuconodosor II en Babilonia hace más de 2,500 años se ha convertido en una realidad tangible al inaugurarse hace unos días el edificio Capita Spring, un rascacielos que sería uno más de los muchos que ya existen en esta ciudad, pero que se vuelve toda una novedad ya que en la fachada de reluciente vidrio y aluminio destacan miles de plantas y árboles que se abren hacia todo lo alto de los 51 pisos con los que el edificio cuenta, recordando de alguna manera lo que en su momento pudieron ser los Jardines Colgantes de Babilonia.

CSWEB3.png

Las plantas y árboles no solo están ubicados en la fachada. El lobby del edificio es un auténtico oasis diseñado en forma de espiral, de modo que al ascender por cualquiera de los elevadores se tiene una vista panorámica de un gigantesco vivero dispuesto en los primeros cuatro pisos.

 

En el rooftop no solo se ha desarrollado un jardín, sino también un huerto de 450m2 donde se cultivan frutas, vegetales y especias, que servirán para surtir a los tres restaurantes que pronto abrirán sus puertas al interior del edificio. Se calcula que este huerto bien manejado podría producir entre 70 a 100 kilos de frescos vegetales cada mes.

CSWEB4.png

El despliegue de vegetación a lo largo y alto del edificio resultan impresionantes, ya que 80,000 árboles y plantas se dicen fácil, pero no es para nada poca cosa. Desde que se ingresa al lobby, el visitante se da cuenta que se encuentra en un espacio diferente, ya que si bien se trata de la recepción, se ha convertido en un jardín techado, con miles de árboles tropicales, senderos y bancas, donde las personas pueden acudir simplemente a pasear, leer o revisar sus teléfonos, es un espacio de relax en el corazón del agitado centro de Singapur.

 

De acuerdo a la empresa danesa Bjarke Ingels Group (BIG), que tuvo a su cargo el diseño del rascacielos, la mayor parte de árboles y plantas con las que se ha ambientado el edificio, son originarias de Singapur y se ajustan fácilmente al clima y la extrema humedad que la isla tiene.

CSWEB5.png

La construcción del edificio dio inicio en el 2018 y desde el momento en el que se puso la primera piedra, los arquitectos empezaron a utilizar el término “biophilic” para referirse al proyecto, ¿y que significa este término? pues la integración de la naturaleza y el diseño, y que ha sido el driver principal que ha guiado todo el desarrollo. La idea fue crear una especie de bosque tropical al interior del edificio, aprovechando la temperatura y la luz que llega del exterior.

 

Bjarke Ingels-1974, arquitecto responsable del proyecto declaró el día de la inauguración que Capita Spring es una visión del futuro: “ya no podemos seguir diseñando y construyendo de la manera tradicional, las ciudades deben evolucionar para dejar de ser grandes espacios desordenados de concreto, para pasar a ser lugares donde la naturaleza tenga un rol preponderante...es la única salida”.

CSWEB6.png

Capita Spring no es el primer edificio en Singapur que tiene esta característica “biophilic”, a pocas cuadras se encuentra el Parkroyal Collection Pickering que tiene 10,000m2 de áreas verdes ubicados en balcones donde plantas y árboles se convierten en una especie de fachada verde. Muy cerca está también el Oasia Hotel que tiene un impresionante frontis realizado con exóticas especies tropicales.

 

En una ciudad con una población de casi 6 millones de habitantes que conviven en un área de la mitad del tamaño de Londres, construir edificios con el sello “biophilic” no es un acto de innovación sino de absoluta necesidad, al punto que el gobierno exige que los nuevos proyectos desarrollados en el centro de la ciudad tengan áreas verdes equivalentes al 10% área arrendable. Capita Spring ha excedido este requerimiento en un 40%.

CSWEB7.png

Capita Spring se ha convertido en el segundo edificio más alto de Singapur (el más alto es el One Raffles Place de 63 pisos) y es de propiedad de dos gigantescas empresas dedicadas al desarrollo inmobiliario; CapitaLand y Mitsubishi Estate; y no solo es un edificio de oficinas, sino también de departamentos, creando un espacio para trabajar, pero principalmente para vivir y pasarla bien.

TAMBIÉN PUEDE LEER:

NEWSLETTERWEB1.png

Suscríbete a nuestro News Letter

17 de octubre 2022

LMWEB1.png

Como para quitarse el sombrero

26 de septiembre 2022

TOUSWEB1A.png

Tous le dijo adiós al tierno osito

26 de septiembre 2022

MARIEKONDOWEB1.png

Marie Kondo; valió la pena ser ordenada

20 de septiembre 2022

ESTILOWEB1.png

El estilo atemporal de Isabel II

19 de septiembre 2022

QEART1WEB1.png

La reina Isabel II, musa de artistas

18 de septiembre 2022

LADYDISWEATERWEB1.png

El estilo de lady Di sigue presente

13 de septiembre 2022