IPWEB1.png

Avenida Retail

En 1948, Vogue aterrizó en Lima

1 de julio 2022

Tiempo de lectura: 3 minutos

A finales de 1948, el fotógrafo Irving Penn llegó a Lima para realizar por encargo de Alexander Liberman -Director de Arte de la revista Vogue-, un photo shooting muy a su estilo por las calles de esta ciudad. Por esa época Lima y el Perú eran totalmente desconocidos para el lector promedio norteamericano, que lo percibían como un destino lejano y exótico. Penn realizó un trabajo fotográfico impecable con un resultado que hoy se considera una auténtica obra maestra y que tuvo como marco el Jirón de la Unión, Barrios Altos, el Callao y la plaza principal de Barranco. Luego de 7 días el equipo regresó a Nueva York, pero Penn se quedó, viajando al Cuzco donde estuvo por todo un mes convirtiendo lo que inicialmente fue un trabajo de moda, en una experiencia única, donde dejó para la posteridad y a todo color la belleza, simpleza e inocencia del cuzqueño de aquélla época. Vale la pena conocer esta historia:

 

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Pinterest
IPWEB3.png

En octubre de 1948, Alexander Liberman (1912-1999), -Director de Arte de la revista Vogue-, buscaba algo diferente para la edición de febrero de 1949. Después de darle mil y un vueltas, decidió que Lima en Perú era el destino ideal para realizar una sesión fotográfica de la colección primavera-verano 1949, compuesta principalmente de prendas pensadas para viajes. Liberman le dio el encargo a uno de sus mejores fotógrafos: Irving Penn (1917-2009), que ya trabajaba para la revista desde 1943, y seleccionó a Jean Pachett (1926-2002)  -una de las modelos más famosas de la época- como la gran protagonista.

La dupla y todo un equipo técnico aterrizaron en Lima el 10 de diciembre de 1948, en el recientemente inaugurado Aeropuerto de Limatambo (donde hoy está la sede del Ministerio del Interior) el 10 diciembre de 1948. Por esa época Lima era una apacible ciudad donde vivían un poco menos de un millón y medio de personas, que aún conservaba un marcado sabor colonial pero con brillantes chispazos de modernidad, la cual se abría espacio a pasos agigantados.

IPWEB4.png

Penn contó en sus memorias, que inicialmente estuvo tentado en retratar una Lima moderna, pero fue conquistado por esa ciudad de jirones, de barrios y de pequeñas plazuelas, y así llevó a Jean Patchett -que miraba todo con gigantescos ojos, entre asustada y asombrada-, por pequeños cafés en el jirón de la Unión, la sentó en un puesto para lustrar zapatos, la hizo caminar con aire sofisticado por el parque de Barranco como si estuviera en Central Park, e inclusive la retrató cuando cansada de caminar se quitó los zapatos en una calle del Callao.

Cada una de las imágenes que componen el artículo que la revista bautizó como Flying Down to Lima, resultó un delicado trabajo donde el fotógrafo capturó mucho más que una colección de moda, logró reflejar la esencia de un lugar  lleno de contrastes y donde cada imagen es una auténtica obra de arte.

IPWEB5.png

Penn y su equipo estuvieron una semana en Lima, se alojaron en el Hotel Bolívar y disfrutaron del centro histórico, uno muy diferente al que hoy conocemos, que era por esa época el corazón comercial y empresarial del Perú

Al término de siete días de arduo trabajo, era momento de regresar y así lo hicieron todos menos uno: mientras el equipo de Vogue tomaba un vuelo de Panagra con rumbo a Miami, para luego conectar a Nueva York, Penn se subía a un destartalado ómnibus interprovincial con destino al Cuzco, ciudad que siempre le había despertado interés y curiosidad: "viajaba para pasar Navidad en a casi 4,000 de altura".

IPWEB7.png

En la antigua capital del imperio incaico se hospedó en una vieja pensión muy cerca de la Plaza de Armas, pero la altura le jugó una mala pasada y los tres primeros días se la pasó en cama, ajustándose a un nuevo entorno, no hizo otra cosa que dormir, pero al cuarto día ya estaba en perfecto estado y decidió que era el momento de salir a conocer la ciudad.

 

Caminando por alguna de las callecitas cuzqueñas del centro, descubrió un estudio de fotografía, donde el tiempo parecía haberse detenido, tenía el piso de piedra y una tela pintada como fondo. Llegó a un acuerdo con el propietario y alquiló el lugar por treinta días. El propietario del estudio aprovechó el dinero para dejar de la ciudad y Penn se convirtió en el fotógrafo del barrio, una profesión con mucha demanda la mayor parte del año, sobre todo en esa época donde no todos podían acceder a una cámara fotográfica y menos saberla manejar. Pero era diciembre y al estudio no llegaba mucha gente, Penn se las ingenió para atraer clientes, que en realidad se convirtieron en modelos, muchos de los cuales ponían caras de terror frente a la cámara, y es que algunos nunca habían visto una. Penn se armó de paciencia y con la ayuda de un traductor - ya que la gran mayoría era quechua hablante- logró que poco a poco fueran dejando el miedo y posaran frente a la cámara sin temor. El resultado fue un magnífico trabajo que registró la esencia del cuzqueño de a pie, uno que se debatía entre el mundo andino y la modernidad, y que temeroso pero entusiasmado accedía a las peticiones de un fotógrafo loco, que se moría por conocerlos y retratarlos.

IPWEB8.png

Ya de regreso en Nueva York, Alexander Liberman pudo apreciar el trabajo realizado por  Penn en el Cuzco y consideró que era perfecto para ilustrar la edición de Navidad de 1949. El artículo se llamó Christmas in Cuzco y presentaba el trabajo realizado por el fotógrafo un año antes, con imágenes a todo color de cuzqueños típicos, paisanos con sus coloridos trajes de rostros serios, hermosos e inocentes. 

IPWEB9.png

En el 2014 Mario Testino-1954, realizó un homenaje de esa legendaria visita de Irving Penn a Perú con una fotografía donde aparece la modelo Sasha Pivovarova-1985, sentada en un café de Barcelona que nos trae reminiscencias de aquella que Penn realizará en un café del jirón de la Unión en Lima en diciembre de 1948 a Jean Patchett.

 

De esto ya han pasado más de 70 años, pero apreciar las fotos de Irving Penn tanto las realizadas en Lima como en el Cuzco resulta toda una experiencia y un homenaje a un país por esa época desconocido, el Perú.

TAMBIÉN PUEDE LEER:

DETODOUNPOCOWEB5.png

De todo un poco: notas cortas muy entretenidas

1 de julio  2022

NEWSLETTERWEB1.png

Suscríbete a nuestro News Letter

1 de julio  2022

PAPAWEB1.png

El Papa no viste de Prada

29 de junio 2022

GAYWEB1.png

Branding de 6 colores

28 de junio 2022

GAYWEB2.png

Publicidad con mucho orgullo

27 de junio 2022

BIMBAWEB1.png

Bimba Bosé vs Bimba y Lola

24 de junio 2022

NSCMWEB1.png

Vamos al Centro Comercial fantasma

23 de junio 2022

PLUFLWEB1.png

La siesta en la cama del perro

20  de junio 2022