Lunes 29  de mayo del 2017

Por: Josefina Silva

Diariamente millones de personas entran a cualquiera de los 21366 Starbucks alrededor del mundo y todos salen de ellos llevando un vaso de cartón en las manos. Los vasos de Starbucks se han convertido en un símbolo de nuestros tiempos y un recordatorio permanente de que la marca es mucho más que una marca, hoy es parte de nuestra cultura, de nuestros hábitos diarios como grupo humano. Probablemente el vaso de cartón de Starbucks sea el empaque más poderoso del mundo.

 

Son 5 billones de vasos de café que se venden al año. 5 billones de vasos  que le dicen al mundo que son mucho más que un vaso de cartón. El logo en tono verde cuenta una historia, la historia de cómo la gente a hecho a convertido a la marca originaria de Seattle en una marca universal.

 

La historia de cómo un vaso de cartón se ha convertido en el contenedor portátil más famoso del mundo es curiosa, porque antes de hablar del vaso debemos hablar de pechos, así es pechos, senos, “bubbies”, puntualmente los senos de una sirena con dos colas. ¿Sirena con dos colas? eso no existe… Realmente tampoco las sirenas, o por lo menos nunca se ha visto una, ya no importa si tienen una dos o tres colas. Lo cierto es que para nuestra historia hablamos de una sirena en topless con dos colas.

En 1971, Starbucks una tienda de café en el malecón de Seattle buscaba un logo. Un logo que encarnara la vida en contacto permanente con el mar, un reflejo de la ciudad donde el café se encontraba. Los tres socios fundadores contrataron a un consultor de nombre Terry Heckler. Para lograr el objetivo de los propietarios, Heckler se puso a investigar en antiguos libros de temas marinos, creando un logo inspirado en una escultura nórdica del siglo 16 realizada en madera: una sirena con dos colas.

 

La sirena tenía un toque exótico, pero adicionalmente exhibía con alegría los senos. A los dueños de Starbucks el logo les encantó, les pareció que una sirena en topless, era igual de sugestivo como el café. Al inicio Starbucks sólo vendía exóticos cafés en grano para moler en casa.Con el paso del tiempo se dieron cuenta que había que colocar el logo en los camiones, con lo que el discreto y seductor topless de la sirena, dejaría de serlo para verse como un par de inmensas delanteras.

 

El problema se solucionó haciendo que el peinado de la sirena cayera discretamente sobre los senos.  En 1987 Howard Schultz compró la empresa a los tres socios originales y modificó el logo ubicando a la sirena en el centro de un círculo verde, el sello perfecto para el vaso de cartón. El color verde fue introducido para proyectar la idea de frescura y calidad del café.

El resultado del logo en el vaso se convirtió en un ícono casi de inmediato. Bryant Simon, autor de “Everything but the Cofee: Learning About America from Starbucks” cuenta como al inicio de la operación de Starbucks en Nueva York, los ejecutivos jóvenes de Madison Avenue solían gastar $5 en un Latte de Starbucks y luego de tomarse el café recargarlo con el café de la oficina durante toda la semana, para que las personas pensaran que consumían diariamente estas bebidas. Querían que las personas los vieran sosteniendo el vaso de café, como un símbolo de status y modernidad.

 

En 1992 el logo sufrió un cambio. Se le dio a la sirena un close up con lo cual desapareció para siempre el ombligo del diseño. El actual logo de Starbucks fue lanzado en el 2011 como parte del cuarenta aniversario de la marca. En este nuevo diseño se suprimió la palabra Starbucks y se conservó sólo a la sirena de blanco en un fondo verde. Que tan seguros estaban en la casa matriz de que la imagen de la sirena era suficiente fuerte como para reconocer a la marca con sólo verla. Pues estaban en lo correcto; la sirena en topless es hoy un símbolo de nuestro tiempo y parte de nuestra cultura. 

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

AVENIDA RETAIL 2017: DERECHOS REGISTRADOS