• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

Millennials; hoy van de compras para proteger

Hoy los millennials han tomado las riendas de la compra de víveres en casa y se lanzan a los mercados con el deseo principal de proteger a sus padres que son la población más vulnerable frente al Covid-19.

13 de abril 2020

Desde que el coronavirus empezó a extenderse por todo el planeta lo primero que los medios empezaron a comunicar es que la población más vulnerable eran los mayores, personas de más de sesenta años. Desde ese momento en proteger a las mayores se volvió una consigna en todas las familias y evitar que salgan a la calle un mandato. 

Es muy común que la madre o el padre sea el encargado de comprar los víveres en el supermercado, ellos manejan adecuadamente el presupuesto y conocen principalmente las madres que, como y donde hacerlo. A partir del aislamiento social este rol ha cambiado en muchos hogares del mundo y hoy son los más jóvenes, principalmente los hijos que pertenecen a la generación denominada millenials quienes son los encargados de esta labor y lo hacen no por sus habilidades para realizar la compra sino porque es una manera de proteger a sus padres e impedir que tengan contacto con el exterior, con lo cual las posibilidades de ser contagiados disminuye. 

Se calcula que sólo un 6% de los mayores continúan saliendo a la calle, principalmente personas que viven solas; pero hoy es una labor realizada por millennials (nacidos entre 1980 y 1994) y también los de la generación zeta (nacidos entre 1995 y el 2010). Para comprobarlo basta ir a un supermercado y analizar quienes son los que compran, resulta extraño encontrar un adulto mayor, que hoy fueron reemplazados por jóvenes que sin el talento de sus madres salen a comprar y sufren al no saber escoger una palta o un melón, pero el esfuerzo vale la pena, sus padres están seguros en casa.

El coronavirus está trayendo angustia y preocupación a millones de familias en el mundo entero, pero también está sacando lo mejor de las personas. Los millennials y generación zeta han dejado de centrar su vida alrededor del “smat phone” para darse cuenta que el mundo que conocieron nunca volverá a ser el mismo y es momento de preocuparse por los suyos.

El hecho que los millennials tengan menos habilidades en el proceso de realizar compras, ha hecho que se aumente la venta de determinados productos que en situación normal una organizada madre mayor jamás hubiera comprado; así por ejemplo la compra de productos más selectos ha aumentado y si bien es cierto el carrito del supermercado viene repleto de productos denominados “básicos”,  también se puede ver que se están comprando más productos orgánicos, o de tipo “gourmet”. Con una educación más globalizada que la de sus padres, el millennial compra categorías que sus padres nunca comprarían, ya que son mucho más conscientes de la alimentación saludable o están dispuestos a probar sabores exóticos o diferentes.

Sin importar lo que compren se rescata en ellos ese deseo de protección de los suyos y la creación de una red de solidaridad, porque muchos millennials que viven solos se ofrecen a realizar la compra para sus vecinos adultos mayores. El coronavirus dejará huellas imborrables en nuestra sociedad pero también lecciones que no olvidaremos nunca.