HALLOWEENFRONT.png

Avenida Retail

¿Y cuándo empezó el Halloween

21 de octubre 2021

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hemos celebrado Halloween toda nuestra vida con la seguridad que era una fiesta para celebrar a las criaturas más aterradoras de la noche como brujas, demonios, duendes y fantasmas. Lo cierto es que las raíces de la "Noche de Brujas" las tenemos que buscar en la cultura celta que pobló Europa hace mas de 2000 años.

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Pinterest
HALLOWEENWEB14.png

Desde que tenemos memoria todos los 31 de octubre de cada año celebramos Halloween; si nos preguntan qué se celebra, con seguridad  la gran mayoría contestará con mucha seguridad que se trata de la noche de brujas, fantasmas y criaturas del averno y otros más radicales dirán que es un invento de los "gringos" para vender chocolates.  Lo cierto es que lo que hoy conocemos como Halloween se remonta a más de 2000 años de antigüedad y para encontrar sus orígenes debemos viajar mentalmente a la época en la que los celtas poblaban Gran Bretaña y Francia, los que a finales de octubre realizaban una gran ceremonia para conmemorar “el final de la cosecha”. Esta fiesta fue bautizada con el nombre de  “Samhain” cuyo significado exacto es "el final del verano" y era la manera en la que estos pueblos se  despedían de Lugh; dios del Sol, para dar paso al crudo invierno.

​Esta fiesta también marcaba el momento del año en que los días se iban haciendo más cortos y las noches más largas, además en el hemisferio norte esta festividad coincidía con el otoño que se se caracterizaba con la caída de las hojas; lo cual era una manera de celebrar la muerte e iniciar un nuevo ciclo de vida, ésta era la razón por la que también los celtas creían que en "Samhain" los espíritus de los muertos regresaban a la tierra a visitar el mundo de los mortales.

​La creencia que los muertos volvían a la tierra hizo que los celtas empezaran a dejar comida y dulces en las puertas de sus casas como una ofrenda a sus seres queridos ya muertos. También se encendían velas para ayudar a las almas a encontrar  el camino hacia la luz y el descanso junto a Lugh; las cuales se colocaban en los cascos de las verduras que quedaban huecas luego de extraer la pulpa.

HALLOWEENWEB15.png

El surgimiento del catolicismo en toda Europa no termina con las festividades de corte pagano pero las modifica dándoles un toque cristiano y así la festividad celta “Samhain” pasa a llamarse “La Víspera de Todos los Santos” cuya traducción en inglés es “All Hallow´s Eve”, que es de donde viene la palabra Halloween.

La inmigración europea a los Estados Unidos -principalmente la irlandesa en 1846- lleva las tradiciones religiosas al nuevo continente donde se empezó también a celebrar la fiesta de Halloween con un gran despliegue para recordar a los familiares muertos. Desde mediados del Siglo XIX era muy común ver durante la noche del 31 de octubre en las puertas y ventanas de las casas de las principales ciudades de la costa este norteamericana, velas encendidas en los cascos vacíos de las calabazas a las que se les empezaron a cortar ojos y bocas y también rellenarlas con comida y dulces a modo de ofrenda. Para inicios del Siglo XX la tradición ya estaba extendida por todo Estados Unidos y Canadá.

Con el paso del tiempo la noche de Halloween se convirtió no sólo en una noche de ofrendas a los muertos sino que también las personas empezaron a disfrazarse como brujas, fantasmas, demonios para recorrer las calles de las ciudades ofreciendo hacer trucos a cambio de comida o dulces; que es el pasado más remoto del popular “trick or treat”. La razón de los disfraces de seres de ultratumba era que durante las fiestas se mantenía  la creencia original que el 31 de octubre los muertos volvían a la tierra y al disfrazarse como ellos se evitaba el ser reconocido como un ser vivo.

HALLOWEENWEB17.png

No sólo adultos empezaron a participar en la celebración sino también los niños que visitaban las casas del vecindario disfrazados rezando por las almas de los muertos a la espera que en reciprocidad por las oraciones las personas los recompensaran con los llamados “soul cakes” que eran unas galletas dulces a base de mantequilla y harina.

Durante los años 60 los “soulcakes” hechos en casa, fueron reemplazados por caramelos, galletas y chocolates ya envasados, más por una cuestión de seguridad que de practicidad, ya que los padres no se sentían seguros que sus hijos recibieran comida preparada por extraños.

Hoy el Halloween es una tradición extendida en el mundo entero y ya no tiene ese carácter religioso que tuvo antes. Es una fiesta para celebrar a las criaturas de la noche, brujas, demonios, duendes, fantasmas y zombies; donde el símbolo oficial es la calabaza y sin importar si vives en Nueva York, Bogotá, Ciudad de México, Madrid o Nueva Delhi, es el pretexto perfecto para disfrazarse  y pasar una noche increíble. Evidentemente este año nuevamente será diferente y el Halloween se convertirá en una de las tantas cosas que el Covid19 nos ha quitado o modificado.

NEWSLETTERSQUARE.png
SQUARETÍTULOSQUARE-2.png