• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

Miércoles  19  de julio del 2017

Por: Redacción Avenida Retail

Walmart no tuvo más remedio que disculparse el pasado lunes luego de una tonelada de críticas en las redes sociales, motivadas por la descripción de un producto en su página web.

El problema fue originado por una gorra para peluca donde en la descripción del producto se podía leer: JAGAZI, Natural´s Full Cap Size M (nigger – brown). Walmart no tuvo  más remedio que disculparse y lanzar un comunicado en Twitter en donde ofrecía las disculpas del caso: Lamentamos mucho que este proveedor haya descrito el producto utilizando palabras que están en contra de nuestra política como empresa. El producto ha sido removido de nuestra página web y estamos investigando como se pudo aceptar una descripción con esa palabra. 

La palabra en cuestión no era otra que “Nigger” originada de un término neutral que hace referencia a las personas negras, una variación de la palabra en español/portugués «negro». Desde mediados del siglo XX el uso de la palabra ha adquirido una connotación sustancialmente peyorativa, en voz de personas ajenas a la población negra: un insulto dirigido a la gente originaria del África negra. Como podrán imaginar esto enardeció las redes y con razón, debido a que se utilizaba una palabra que es usada desde hace más de medio siglo con un tono ofensivo. Lo correcto hubiera sido poner la palabra BLACK es decir negro.

Lo curioso es que luego de la declaración de Walmart, la marca a la que la descripción señalaba   como fabricante del dichoso gorro lanzó un comunicado diciendo que ellos no eran los fabricantes del producto y que el verdadero fabricante había utilizado engañosamente su marca para darle mayor valor al producto. Jagazi es una marca con sede en Gran Bretaña que desde hace años viene fabricando estos gorros que se utilizan antes de ponerse una peluca y tienen como principal mercado objetivo al consumidor afroamericano. 

Es evidente que lo sucedido no fue intencional, pero tanto el distribuidor Walmart como el “supuesto” fabricante tomaron cartas en el asunto y reaccionaron de manera adecuada a algo que resultaba ofensivo para la comunidad afroamericana. 

La noticia me dejó pensando respecto al rápido nivel de respuesta de las marcas frente a algo que pudiera ofender a sus clientes y también a que por este lado del mundo nadie se disculpa por palabras utilizadas de modo ofensivo como “cholo” o “serrano”. Definitivamente todavía tenemos mucho, mucho por aprender.

TAMBIÉN LE PUEDE

INTERESAR

AVENIDA RETAIL 2017: DERECHOS REGISTRADOS