• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

Pero como todo es cíclico, nuevamente hemos empezado a ver panaderías en los Distritos A y B de Lima; esta vez con una propuesta diferente. No pretenden competir con el supermercado y su extensa variedad de panes; pero si con panes especiales de aquellos que no se pueden encontrar fácilmente, con un detalle adicional: no son solamente panaderías sino que son panaderías y cafeterías donde se puede desayunar, almorzar o tomar lonche con la seguridad que a determinadas horas podrás encontrar "croissants" recién horneados o un pan campesino realizado con harina de papa. Así  pues encontramos formatos como "La p´emite France" en el corazón de Surquillo donde con ese sabor de barrio se ofrecen exclusivos panes acompañados de café humeante y caliente. 

La propuesta es simple pero poderosa: pan fresco y café. Evidentemente hay una selección mayor de productos, pero el pan es razón y pretexto para hacer de una panadería nuevamente un punto de reunión y encuentro.; cosa que parecía olvidada en determinados Distritos de la ciudad.

"El Pan de la Chola" en la hoy gastronómica calle La Mar en Miraflores es muestra de este fenómeno que hoy vemos volver del pasado. Una propuesta "gourmet" de panes  acompañados de café caliente y complementos como aceite de oliva o humus.

Si tuviéramos la posibilidad de viajar al pasado y aterrizáramos por ejemplo en Lima en 1983 encontraríamos un retail totalmente distinto al de hoy. Seis marcas de Supermercado (Todos - Monterrey - Scala - Galax - Supermarket y Wong) dominaban el retail moderno pero con una gran diferencia si los comparamos con los formatos que hoy existen. Ninguna de las cadenas de autoservicio vendía pan horneado; el pan se compraba en las panaderías que eran parte de nuestra realidad así como hoy existen las bodegas y las farmacias. 

Habían panaderías en todos los barrios de Lima, y todas se disputaban el premio de producir por ejemplo el mejor pan francés o el mejor baguette. Las había de todos los tamaños y para todos los bolsillos, algunas famosas como la panadería Herbert Baruch en Petit Thouars o la Espiga de Oro en Ricardo Palma en Miraflores; o Belgravia y Berisso en Lince. Cada barrio tenía su panadería y nadie pensaba que el pan se podía comprar de otra manera. Era muy común ver en las mañanas a las amas de casa salir temprano a buscar el pan francés, o el tolete; y en épocas de crisis era muy común la clásica pregunta en la panadería ¿con bolsa o sin bolsa?.

Con el advenimiento de nuevo formatos el pan dejó de ser monopolio de las panaderías y los supermercados empezaron también a vender pan y poco a poco principalmente en los Distritos A y B las panaderías empezaron a cerrar y hoy sobreviven unas pocas, muy contadas. 

El éxito de estos formatos está en el pan. Los consumidores están buscando opciones diferentes, nuevos sabores, y prefieren propuestas artesanales por encima de las que hoy ofrecen los supermercados. El pan que se encuentra en los supermercados o las panaderías tradicionales es básicamente el mismo y estos nuevos lugares ofrecen alternativas que antes no existían en el mercado. Adicionalmente acompañan el pan con propuestas de desayuno,  son panaderías pero a la vez cafeterías. El café es un magnífico complemento del pan y si es de buena calidad los sabores del pan se resaltan.

Las nuevas panaderías son una tendencia y poco a poco las vemos aparecer en  diferentes Distritos donde antes habían dejado de existir. Esta tendencia también es una oportunidad de renovación para las panaderías de antaño, esas que sobrevivieron el embate de los supermercados y sus gigantescas máquinas de producción. Revegno, Belgravia, Rose, son marcas que aun operan y podrían aprovechar esta tendencia que definitivamente viene para quedarse. 

La p´tite France se instaló en un "barrio" y escogió la calle Gonzales Prada en Surquillo para abrir esta interesante panadería. Donde se pueden encontrar espectaculares "croissants" de pura mantequilla. Sino Vacher propietario de la marca contrato experimentados maestros panaderos para obtener un producto realmente sofisticado. "Todo radica en la calidad de los materiales" señala.

La panadería Belgravia en Lince es una de las últimas que aún existen de una época que no volverá. Nombres tan potentes en su momento hoy podrían ver una segunda oportunidad por una tendencia que cada vez se pone más de moda: pan y café.

El Pan de la Chola iniciativa de Jonathan Day ha logrado desde un rincón de la calle Mariscal La Mar en Miraflores ser reconocida como una de las 25 mejores panaderías del mundo por la página web Buzzfeed.

Lunes  8 de mayo del 2017

Por: Redacción AVENIDA RETAIL

AVENIDA RETAIL 2017: DERECHOS REGISTRADOS