• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

Viernes  2  de junio del 2017

Por: Redacción Avenida Retail

En el año 2001 Ben Stiller fue protagonista de la película Zoolander una sátira muy bien lograda del mundo de los modelos masculinos. En la película Derek Zoolander (Ben Stiller) fue escogido con engaños por el villano  Mugatu para ser la imagen de la colección "Derelicte" que estaba inspirada en la manera de vestir de los indigentes o pordioseros. Esto que nos pareció gracioso y simpático como parte de una comedia cinematográfica; hoy con seguridad no le dejará de sorprender  si les contamos que existe en el mercado algo similar a la colección de moda Derelicte y lo peor es que como dicen por ahí “la está rompiendo”.

Las tiendas más sofisticadas han lanzado casi de manera simultánea colecciones de jeans que parecen haber sido recogidos del basurero y lo más triste es que cuestan una fortuna. Barney´s lanzó hace poco su línea “Inside Out” Jeans que cuestan la friolera de $1,000 cada uno y lo mismo hizo Nordstrom al lanzar sus “mud- caked jeans” de $425 cada uno. Otras marcas como Leví´s también han caído en esta tendencia de estos jeans extraños con los “bare butt jeans” de $1261. Se trata de jeans con manchas de restos de lodo y barro; evidentemente rotos y que parecen recién utilizados luego de haber estado trabajando en una mina o construyendo carreteras en el desierto.

A este estilo se le llama “distressed jeans” que es algo como decir “jeans relajados” y aparentemente este nivel de relax viene asociado con un precio nada relajado. Las manchas, cortes, roturas, rajaduras, barro, lodo, polvo y demás “atributos” de estas prendas elevan sus precios al infinito. Neiman Marcus otra departamental de esas pituconas vende estos jeans disque relajados a $595 cada uno.

Para muchos esta tendencia es un insulto a los jeans que si bien son versátiles no dan para tanto y es como llevarlos al extremo.  Reebok en respuesta a esta tendencia lanzó hace unos meses un “t shirt” sucio en el que se notaban las marcas del sudor como si ya se hubiera hecho ejercicio, esto se hizo un poco en broma y un poco en serio. Reebok publicó la prenda en su web pero la realidad es que nunca estuvo a la venta. No nos extrañaría que si esta onda de la ropa sucia se extiende, Reebok realmente fabrique la prenda.

¿Qué es lo que hace que estos jeans cubiertos de lodo y manchas sean tan atractivos? ¿En la búsqueda de originalidad y diferenciarse del resto los consumidores están dispuestos a todo? Pues algunos dicen que si y que estas prendas seducen a algunos consumidores por su realidad. Otros los más críticos, señalan que esta moda resulta ofensiva; ya que las personas con más recursos al usar estas prendas que realmente podrían ser utilizadas por trabajadores en posiciones muy operativas; se están burlando de ellos; ya que estos blue jeans manchados de lodo y barro  representan no una moda sino las huellas de un trabajo duro y difícil.

En protesta a esta absurda moda: Mike Rowe quien era conductor del programa Discovery Channel “Dirty Jobs” o “Trabajos Sucios” publicó en su cuenta de Facebook una dura crítica de esta tendencia a la que denominó que ni siquiera se trataba de una moda sino un disfraz de trabajador para gente rica”. Su post fue compartido más de 14,000 veces. Steve Butts, editor en jefe de la Revista “on line” www.ing.com comentó respecto de estos jeans “cuando quieras usar un par de jeans tan falso como tu”.

Los menos contestatarios ven esta moda como algo pasajero; que será en unos años algo del recuerdo; como los macarios en los setenta; o la ropa fosforecente en los noventa. Lo cierto es que hoy las marcas más exclusivas tienen en sus vitrinas estas prendas que podrían perfectamente haber sido compradas en la cachina de la Av. Aviación con Grau; ahí donde venden muñecas viejas; zapatillas usadas y ropa no de segunda sino de cuarta o de quinta. Los compradores de Barneys o de Nordstrom podrían darse una vuelta por acá para descubrir que podrían comprar la colección 2018 de nuestros "cachineros".

Dicen por ahí que "la moda no incomoda" pero coincidimos con los que opinan que estos "Jeans Relajados" es como llevar esta prenda tan noble al límite. Los hoyos y rajaduras se pueden ver "cool" pero una mancha de barro no y encima tener que pagar más de $500 nos parece hasta ridículo.

TAMBIÉN LE PUEDE

INTERESAR

AVENIDA RETAIL 2017: DERECHOS REGISTRADOS