• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

Lunes 20 de noviembre del 2017

Por: Redacción Avenida Retail

Siempre en su casa, presente esta, el bodeguero y el cha cha cha, Vete a la esquina y lo veras, y atento siempre té servirá”. Esta canción de 1956 es una muestra que las bodegas han sido parte de nuestras vidas desde hace muchos años, inclusive mucho antes que llegaran los minimarkets, supermercados, hipermercados, y demás formatos con los que convivimos hoy en día.

 

Las Bodegas han sido, son y serán el primer contacto comercial que tendremos los peruanos con los productos de uso diario. Son parte intrínseca de nuestra vidas y constituyen pieza fundamental de la dinámica de nuestros barrios, sin importar si vives en San Isidro, Villa María del Triunfo, Magdalena o Carabayllo. Las bodegas ahí están presentes, probablemente con un “look” diferente en función de cada zona pero son y serán nuestra primera alternativa de compra.

 

Respecto de su existencia en el futuro hay dos posiciones; unos dicen que la aparición de los supermercados y diversos formatos modernos las desplazaran y reducirán a su mínima expresión, otros manifiestan que sin importar del desarrollo de las grandes cadenas las bodegas continuarán en franco crecimiento. Nuestra opinión es un tanto distinta, y a la pregunta ¿qué pasará con las bodegas en estos tiempos de retail moderno? ¿desaparecerán?, pues nosotros diremos que depende.

 

Las bodegas tendrán una evolución diferente respecto del Distrito de Lima donde se encuentren y esta situación podrá ser trasladada a las principales ciudades de Provincia más o menos de manera similar.

 

Empezaremos diciendo que este año las bodegas y los mercados tradicionales, facturarán más de S/20,000 millones, el doble de lo que facturan en conjunto todos los Tottus, Plaza Vea, Wong o Metro del país. Esta es una cantidad que deja en claro algo: los mercados tradicionales en el Perú no desaparecerán, seguirán creciendo y desarrollándose y los formatos modernos tendrán que resignarse a competir con ellos para siempre. Lo que sucederá es que tanto las bodegas como los mercados se irán modificando para ajustarse a los nuevos patrones de demanda, pero ahí seguirán como la punta de lanza del retail en cualquier ciudad del Perú.

 

Con la premisa que las bodegas existirán y nadie ni nada las sacará del juego, éstas seguirán creciendo dependiendo del Distrito donde se encuentren. En Lima tradicional, entendiéndose como aquellos distritos que concentran a la población de los segmentos A y B, las bodegas tendrán un crecimiento mucho más lento, por tres razones: los valores de los alquileres, los complicados permisos municipales y el desarrollo en estas zonas de los formatos modernos.

 

En Lima Norte, Lima Sur o Lima Este la situación será  diferente, las bodegas seguirán en franco crecimiento ya que las barreras de entrada al rubro son mucho más bajas. A esto tendremos que añadir que los grandes proyectos de vivienda están ubicados en estas zonas periféricas y por lo general el primer contacto con el comercio en estos nuevos desarrollos lo constituyen las bodegas, que se instalan inicialmente de manera muy precaria, una ventana con una reja es suficiente para ir evolucionando poco a poco a locales más establecidos. 

 

A pesar de que el formato continuará desarrollándose la categoría no es fácil. 30% de las bodegas que abren terminan cerrando o cambiando de giro, esto debido a la feroz competencia. Se calcula que en el Perú hay una bodega por manzana, eso deja realmente 150 metros como zona de influencia directa, por lo que hay que saber competir. Adicionalmente el avance de los supermercados impacta el crecimiento en determinadas categorías principalmente cuando realizan promociones. Los Bodegueros no la tienen fácil.

 

 

¿Dónde está la oportunidad? Pues en un hecho muy importante casi fundamental: 63% de la población va todos los días a la bodega. Existen ventajas  muy arraigadas en los patrones de compra de los peruanos que hacen que acudan a la bodega diariamente. Señalaremos los 3 más importantes:

 

1.- Cercanía: La bodega de la cuadra o de la esquina, es casi el patio trasero de la casa, no importa acudir varias veces, está muy cerca. Los supermercados tienen un radio de influencia más grande y no están tan a la mano, requieren un esfuerzo de traslado más importante. Si se acabo la leche o me quede sin Coca Cola es evidente que la bodega será la alternativa, ya que se encuentra a máximo una cuadra de distancia.

 

2.- Conveniencia: En la bodega se encuentra todo lo básico. Es muy poco probable que no se encuentre lo que se busca si es algo muy especializado. La canasta básica familiar de lo no perecible está completa. Alguna bodegas manejan perecibles, como fruta, verdura o pollo, con lo cual la oferta se amplia. En los Distritos A,B las Bodegas cumplen un papel “saca apuro”, con toda seguridad la compra quincenal o mensual se realizará en el supermercado, pero para emergencias o imprevistos la Bodega es la respuesta

 

3.- Servicio: La atención en estos formatos es personalizada. Atendida principalmente por personal femenino, se trata de Amas de Casa que le venden a Amas de Casa. Hablan el mismo y se entienden. En este tipo de servicio está incluido el crédito que aun funciona en muchas bodegas y entendido como un plus.

 

Con estas ventajas la Bodega tiene el futuro aseguro. Esto es algo que el Supermercado no podrá hacer. Podrá acercarse pero nunca será igual. Estamos convencidos que las Bodegas y los Supermercados son formatos complementarios, más que competidores. La competencia de la Bodega es otra Bodega y ahí es donde se encuentra el principal reto. ¿Cómo lograr competir con las otras bodegas del Barrio? De ese hablaremos más adelante.

 

Nuestros amigos bodegueros tienen el futuro asegurado, obviamente en muchos Distritos no podrán seguir creciendo al mismo ritmo como San Isidro, Miraflores o San Borja, en otros como Magdalena, San Miguel, Pueblo Libre o Los Olivos este ritmo se mantendrá y en aquellos donde hay un incremento de desarrollos residenciales formales los patrones de crecimiento aumentarán, tal es el caso de Carabayllo, Puente Piedra, Comas o San Juan de Miraflores por citar algunos.

 

Frente a aquellos que dicen que el desarrollo de los Supermercados terminará por detener el crecimiento de las Bodegas, pues creemos que están equivocados. Las Bodegas deberán replantear su oferta, quizás modificar las reglas básicas de operación pero desaparecer o disminuir radicalmente nunca. El bodeguero o mejor dicho la bodeguera seguirá operando y como dice la canción: “del otro lado del mostrador muy complacido y servidor”.

TAMBIÉN LE PUEDE

INTERESAR

AVENIDA RETAIL 2017: DERECHOS REGISTRADOS