• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

La llegada del anti lujo que es un lujo

Hoy es un fenómeno mundial y sus carteras con el símbolo del galgo se han vuelto objetos de deseo en todo el mundo; pero no todo siempre fue tan sencillo para las hermanas Domínguez, creadoras de la marca.

20 de enero 2020

Lujo es una palabra que significa muchas cosas en sí misma; demuestra status, opulencia, riqueza, también es una reafirmación del poder económico que una persona puede tener. Cada vez que se usa la palabra lujo, las expectativas aumentan y se espera más del producto o servicio. Durante años se ha utilizado esta palabra para vender productos ón con esa connotación diferenciadora y la verdad es que a la categoría no le ha ido nada mal y todo parece que le irá mejor si de las proyecciones se estima que se venderán $1.5 trillones de productos de lujo en los próximos años

A diferencia de otros diseñadores que viven bajo el reflector, las hermanas Domínguez han decidido vivir apartadas de todo esto y concentrarse en lo que más les gusta: diseñar, al punto que durante los inicios de la marca muchos de los clientes pensaban que ésta era de propiedad de Bimba Bosé, sobrina de Miguel Bosé (fallecida en el 2017) o que  las diseñadoras se llamaban Bimba y Lola, cuando en realidad Bimba y Lola son los nombres de los perros de las hermanas Domínguez y el logo con el galgo característico de la marca es un homenaje eterno para ellos.

El lujo asequible  es una de las principales claves para entender su éxito. Tanto sus accesorios (punto fuerte de la marca) como su ropa  han sabido dar en el clavo. La relación calidad-precio de sus creaciones satisface las necesidades de un amplio espectro de mujeres de distintas edades y clases sociales. Desde aquellas que no pueden permitirse desembolsar miles de euros por un bolso pero ahorran para invertir en una pieza de mayor calidad que las que ofrece el "low cost" hasta las que tienen una economía holgada pero identifican Bimba y Lola con diseño especial premium. A pesar de que existen otras firmas en el mercado español dirigidas al mismo segmento, el galgo consiguió posicionarse como un símbolo de estatus a precio razonable. Supieron ser más modernos y divertidos que otras marcas similares.

rebajas-bimba-y-lola.jpg

Es imposible pasear por la calle de Madrid o Barcelona, tomar el metro o ir de compras a un centro comercial y no toparse con un cartera Bimba y Lola. Lo reconocerán por el inconfundible logo con forma de galgo, aunque la tarea puede complicarse si hablamos de autenticidad. Es posible que Bimba y Lola sea la marca española más pirateada. Esto ha convertido el perro metalizado en un objeto de deseo que hace que hoy se falsifique al mejor estilo de los productos Vuitton o Hermes.

 

Frente a la piratería la marca ha logrado  reinventarse y en sus últimas colecciones ha sustituido el logo del galgo por el nombre de la marca en distintas tipografías e incluso ha lanzado bolsos y monederos sin ningún tipo de referencia a Bimba y Lola.

 

Sin importar si llevan el "perrito" o no, las carteras son su pieza más icónica que ha hecho de la marca todo un fenómeno que sigue creciendo por el mundo y captando adeptas que se dejan seducir por este diseño urbano, elegante y con mucha onda.