• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

La historia de Bimba y Lola

13  de enero  del 2020

Por: Ruth Ore
1/1

casta le viene al galgo –y en el caso de la marca española Bimba y Lola–, nunca mejor dicho. Pocas veces una firma ha crecido tanto en tan poco tiempo. Y es que la compañía de las hermanas Uxía y María, formada en 2005, ha convertido sus diseños y su logo –un galgo– en uno de los más icónicos –e imitados– en un tiempo récord. Volviendo al refrán, lo cierto es que las hermanas Domínguez han tenido buenos maestros.

Los Domínguez montaron la firma Adolfo Domínguez, un icono de la moda española de los años 80. Pasada aquella primera edad dorada, Adolfo optó por quedarse con el 40% de la empresa y, para poder pagar a sus hermanos la parte correspondiente, sacó el 60% a bolsa. Con el dinero obtenido, Josefina, Francisco Javier y Jesús Domínguez –este último padre de las dos hermanas– fundaron STL, donde se formaron Uxía y María, las dueñas de Bimba & Lola, y empresa responsable, entre otros, del éxito de Purificación García.

La firma, que debe su nombre a las dos mascotas de una de las dueñas, abrió su primera tienda en Bilbao allá por el año 2006 y a día de hoy, cuenta con más de 160 tiendas repartidas en 17 países por todo el mundo.

Instalada en el rango del lujo accesible, Bimba y Lola ofrece productos de calidad y diseño a un precio asequible. "La gente se interesa cada vez más por la moda y está dispuesta a pagar por ella, de ahí que nos hayamos centrado en el semilujo", aseguran las fundadoras.

La crisis ha supuesto una oportunidad para una marca que no ha dejado de crecer en los últimos años y cuyo modelo de negocio, basado, en gran medida, en el franquiciado –el 40% de las tiendas de Bimba & Lola son franquicias–, pasa por la expansión y el afianzamiento en el mercado internacional. "Sobrevivimos a la crisis creyendo en la marca y siendo cada día más exigentes con nosotras mismas", señala Uxía.