• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

¿Cómo se convirtió en todo un símbolo? ¿A quién se le ocurrió? ¿Desde cuando existe? Aquí se lo contamos todo. La historia  del empaque más famoso del mundo empezó al escogerse un color para la carátula del catálogo de joyas de la marca Tiffany en 1845. Charles Lewis Tiffany, dueño de la joyería escogió este color - al cual denominó “forget me-not blue o robin´s egg blue” “color no olvides que soy azul o color huevo de petirrojo”-,  debido a que a finales del siglo 19 existía una predilección por las joyas realizadas con turquesas.

 

Este color que empezó siendo la carátula de un catálogo, rápidamente fue trasladado a las bolsas y cajas de la tienda. En 1886 la marca lanzó una colección de anillos de compromiso que tenían como marco a esta especial caja, convirtiéndose el empaque en un símbolo de exclusividad tan importante como el  mismo producto. El proceso totalmente emocional de pedirle matrimonio a una dama, tenía como marco una caja que a partir de la fecha se convertía en vehículo evocador de momentos felices.

Hace unos días informábamos en nuestra página de Facebook que se había inaugurado la tienda Tiffany´s en Lima en un local en la calle Santa Cruz en Miraflores. Si viajáramos al pasado cercano por ejemplo a  1990 nadie hubiera creído que una marca como esta pudiera escoger Lima como ubicación para abrir una tienda; lo cierto es que los tiempos cambian y hoy nuestra ciudad es atractiva comercialmente para esta marca que ha escrito más de cien años de la historia del retail del mundo.

 

Cuando a muchos nos mencionan el nombre Tiffany´s pues la primera evocación que tenemos en la mente es la de una joven  Audrey Hepburn vestida de negro comiendo un croissant frente al escaparate de la joyería en Nueva York. Esta icónica imagen corresponde a la escena más importante de la película Breakfast in Tiffany´s; todo un clásico del cine. Ya a principios de la década de los sesenta; hace más de 50 años, Tifanny´s ya tenía la connotación de “marca leyenda”, ya estaba envuelta en esa aureola de sofisticación y exclusividad que aún hoy tiene. Y es que la marca ha venido trabajando por más de cien años para crear eso que hoy tiene: “compra que es pura experiencia”.

 

Una de las fortalezas que la marca tiene es el empaque; la caja y el color de la misma se han convertido con el paso de los años en algo que supera al mismo producto; convirtiéndolo sin lugar a dudas en “la caja más famosa del mundo”. 

Título de página

Fue tanto el éxito y la relación del color y la caja con la marca que Tiffany´s consiguió patentar para su uso exclusivo el color 1837 del pantone y bautizarlo como “Azul Tiffany´s”. Nadie más que la marca puede utilizar este color que se ha convertido en el emblema de la afamada tienda de la Quinta Avenida. Adicionalmente todas las cajas son impresas con el logo de la marca, que utiliza la letra Baskerville Old Face, fabricadas en Carlstadt, New Jersey con cartón recubierto y decoradas con un cinta de seda blanca que durante Navidad se convierte en roja.

 

Todo está pensado para crear una experiencia de compra memorable que trasciende al producto y se extienda a estos accesorios colaterales. Los consumidores acuden a Tiffany´s a comprar alguno de sus productos, pero también para vivir una experiencia y ser parte de ese mundo eterno de sofisticación y exclusividad.

 

El color es parte del “branding” de la marca y no hay forma de separarlos. El poder del color y del empaque es el visual de posicionamiento que los clientes evocan en la mente cuando alguien pronuncia la palabra Tiffany´s. No visualizan un anillo de brillantes ni un artículo de plata, visualizan una caja donde el contenido es infinito.

 

Tiffany´s es consciente del valor del empaque al punto que las tiene inventariadas con la consigna  que no pueden salir vacías vacías de la tienda, sólo pueden salir del almacén si llevan dentro uno de los exclusivos productos.

 

Charles Lewis Tiffany, hace más de ciento cincuenta años fue consciente del valor del empaque para completar una experiencia de compra y lo hizo tan bien que hoy el empaque es el símbolo de la marca, de modo que todo lo que contenga esta cajita es sinónimo de calidad, sofisticación y buen gusto. 

Viernes 19  de mayo del 2017

Por: Josefina Silva

AVENIDA RETAIL 2017: DERECHOS REGISTRADOS