• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

Jueves  30 de noviembre del 2017

Por: Redacción Avenida Retail

Esta navidad en el momento posterior a entregar los regalos veremos una escena que se repetirá una y otra vez: la madre o el padre hacen la tan angustiante pregunta, angustiante no por la pregunta sino por la respuesta ¿Hijita te gustó el regalo? y una cara de terror al esperar que tiene que decir su tan amado vástago. Las opciones de respuesta son muchas; desde la sincera  “mami me encantó” o la malcriada y engreída “te dije que esto no es lo que quería”, “no me gusta, para que lo compraste”.

 

Evidentemente entre la primera respuesta y la segunda hay cientos de otras posibilidades; pero veremos definitivamente a muchos padres hacer esta  pregunta, principalmente padres que tienen hijos que pertenecen a la Generación Z; es decir niños y jóvenes nacidos entre 1995 y el 2010. Estamos hablando que los más viejos tienen 22 años y los más jovencitos 7 años; totalmente dependientes económicamente de sus padres y esperanzados también que ellos sean los que hagan realidad sus deseos y en algunos casos sus caprichos.

Los miembros de la Generación Z son como diría César Acuña “una raza diferente”. Se les llama también post millennials y están totalmente acostumbrados al desarrollo de relaciones a través de medios virtuales, redes sociales etc etc; que han reemplazado a los  parques de barrio como lugares de encuentro.

Debido a su dependencia del mundo virtual son muy impacientes y desean para todo resultados inmediatos. Nacieron cuando ya existía internet y están acostumbrados a que todo suceda en un click y que sus padres lo entiendan.

Les cuesta la relación “face to face”, pero son muy buenos desarrollando grupos virtuales gigantescos para apoyar alguna causa social. Los expertos aseguran que su dificultad para relacionarse en vivo y en directo los puede poner en aprietos en entornos laborales sin importar lo bien preparados que pudieran estar.

Decididos a entenderlos un poco más y para imaginar la tan clásica escena de “¿Hijita te gusto tu regalo?” decidimos hacer una encuesta entre 200 jóvenes entre 14 y 17 años, típicos Generación Z y preguntarles que preferían como regalo esta navidad.

 

La respuesta no nos sorprendió en absoluto: 46% de los entrevistados dijo que el mejor regalo era dinero en efectivo; luego un 20% dijo que aparatos electrónicos; un 15% dijo que ropa y calzado y más abajo un 7% dijo que joyas, relojes o accesorios y luego el restante 12% dio una larga lista de opciones; desde viajes hasta conciertos.

Casi la mitad de los entrevistados mencionó que lo que preferían es el dinero y cuando se les preguntó si sabían que iban a comprar con la plata; el 90% contestó sin dudas que si.

Vamos a dejar de lado la parte emocional del obsequio y el deseo de los padres de sorprender a sus hijos de 14 años como cuando tenían 5 y esperaban que Papa Noel llegara con la Barbie o el Lego. Estamos frente a una generación extremadamente informada que sabe como, cuando y donde conseguir lo que busca; por lo que para ellos resulta inutil encargar esta labor a alguien más que corre el riesgo de equivocarse y comprar el Iphone 8 cuando se trataba del Iphone 8 Plus y prefieren “cash” para hacer ellos personalmente el trabajo.

La Generación Z es diferente a su predecesora, Los Millennials y por eso prefieren ellos mismos hacer el trabajo. Si bien es cierto les cuesta trabajo relacionarse en vivo y directo son muy  enfocados. Están acostumbrados a solucionar problemas y necesidades de manera personal.  El acceso a la nube les ha dado las herramientas necesarias para encontrar la manera de construir su propio mundo. Son un poco soberbios; el 80% piensa que es una generación mejor adaptada a cualquier situación. Ojo: el 72% no piensa recibir órdenes de un jefe, nunca. Están dispuestos a emprender y ser sus propios jefes.

La generación Z prefiere la privacidad. Aplicaciones como Snapchat, Secret y Whisper son el perfecto ejemplo de esto. Han aprendido los riesgos e inconvenientes que implica compartir toda su información en internet. No se olvide que esta generación maneja internet como robots, pasan más de tres horas al día frente al ordenador en actividades no relacionadas con sus labores escolares o trabajos.

Si usted es padre no se ponga triste; tiene hijos que nacieron en un mundo distinto al suyo; y la verdad es muy poco probable que los logre sorprender. No se sienta mal de regalar plata y de comprar por encargo; preocúpese mucho más en organizar una cena donde estén todos juntos y la pasen bien; porque esas son las cosas con las que si los lograrán sorprender.

AVENIDA RETAIL 2017: DERECHOS REGISTRADOS