• Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

El legado de Hubert Givenchy

14  de marzo  del 2018

Por: Redacción Avenida Retail

Fue considerado uno de los diseñadores más importantes del mundo, y es que Hubert Taffin de Givenchy se fue de este mundo dejando un legado de estilo, buen gusto, profesionalismo pero principalmente clase.

Hubert nació en la ciudad francesa de Beauvais en 1927, Hubert creció dentro de una familia aristócrata donde sus ancestros se remontan a Venecia en el seno de una familia aristócrata capaz de rastrear las raíces de su nobleza hasta Venecia, ciudad donde se le otorgó a la familia Taffin (entonces Taffini) el marquesado de Givenchy, a principios del siglo XVIII.

Hubert nació el 21 de febrero de 1927 y fue el hijo menor del marqués de Givenchy, Lucien Taffin de Givenchy, y Béatrice Badin, a quien solían llamar “Sissi” de manera afectuosa.

Hubert no convivió mucho con su padre pues este murió de gripe cuando él tenía apenas tres años de edad.

Libre de toda responsabilidad aristocrática por ser el hijo más pequeño, Hubert pudo concentrarse en la educación que su madre y su abuela, la viuda del dueño y director de la legendaria Fábrica de Gobelinos en París y Beauvais, le dieron.

Al ser también bisnieto de un escenógrafo que creaba diseños para la fábrica de tapices de Beauvais y tataranieto de uno de los responsables de crear vestuario para la Ópera de París, Hubert fue encaminándose dentro del mundo de la moda a una edad muy temprana.

Sin embargo, a pesar de estar rodeados de artistas, la familia de Hubert lo presionó para convertirse en abogado, carrera que rechazó para asistir a la Escuela de Bellas Artes de París, donde comenzó su instrucción formal en el diseño de modas.

En sus primeros años como modisto, Hubert trabajó con los entonces desconocidos Pierre Balmain y Christian Dior.

Durante su juventud Hubert trabajó para las maisons de los diseñadores franceses más prestigiosos de la época: Lucien Lelong, Jacques Fath y Elsa Schiaparelli, hasta que en 1952 el joven modisto abrió su propia firma, la “Casa de Modas Givenchy”.

En 1957 Hubert fundó Les Parfums Givenchy, firma especializada en perfumes que saltó a la fama después de que su primera embajadora, la actriz Audrey Hepburn, se volviera el rostro oficial del perfume L’Interdit.

Fue durante las décadas de los 50 y 60 en que Givenchy vistió a algunas de las figuras más importantes de la época, siendo Hepburn, Elizabeth Taylor y Jean Seberg sus principales musas.

En algún punto de su carrera, Hepburn habló del trabajo de su amigo:

“Fue una gran ayuda saber que estaba vestida adecuadamente para el papel. A partir de entonces, lo demás ya no fue tan difícil. Las maravillosas prendas de Givenchy me hacían creerme el papel”.

De hecho, la amistad entre Givenchy y la actriz se prolongó por cuatro décadas, lo que le ayudó a consolidar su trabajo como uno de los más finos del mundo del espectáculo y la moda.

Algunos de los diseños más destacables de Givenchy que Hepburn portó, aparecieron en el musical Funny Face de 1957 y en la película de 1966 How to Steal a Million.

La firma fue famosa también por vestir a Grace Kelly y Jaqueline Kennedy, así como a la polémica duquesa de Windsor, Wallis Warfield Simpson.

En 1988, la firma Givenchy se unió a la multinacional LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton SE y Hubert, su fundador, continuó trabajando de cerca en sus diseños hasta que se retiró en 1995.

Su sucesor como cabeza de la marca fue el diseñador británico John Galliano, quien menos de dos años después abandonó el puesto para dirigir la casa Christian Dior.

Ante su muerte Bernard Arnault, presidente de LVMH, destacó a Hubert “entre los creadores que instalaron definitivamente a París en la cima de la moda mundial a partir de 1950”.

Hubert de Givenchy murió el 10 de marzo de 2018 en su casa de París a los 91 años de edad.

AVENIDA RETAIL; DERECHOS REGISTRADOS 2018